Freidoras Industriales

Mostrando 1-12 de 16 artículo(s)

Freidoras Industriales

¿En qué se diferencian las freidoras industriales de las domésticas?

Las freidoras son máquinas que nos ayudan a cocinar gran cantidad de comida en muy poco tiempo. Se sirven únicamente del aceite como método de preparación de los alimentos; éstos se depositan en una cubeta o cesta y se fríen a altas temperaturas. Una vez fritos, dicha cubeta, en forma de colador, se extrae permitiendo que caiga el exceso de aceite dentro de la máquina para que queden en su punto.

Las industriales, se diferencian de las domésticas básicamente en la cantidad de litros de aceite que pueden albergar, ya que para una vivienda sería suficiente con una cubeta de entre 3 y 4 litros, mientras que para hostelería estaríamos hablando de freidoras donde las más utilizadas están en la media de los 8 o 10 litros, aunque las podemos encontrar de hasta 20 o 30 litros, e incluso freidoras industriales de 2 senos con capacidad para dos cubetas que permiten cocinar distintos tipos de alimentos sin que se mezclen los sabores.

También se diferencian en el tipo de potencia, siendo las industriales mucho más eficientes que las domésticas para permitir una mayor velocidad en la preparación de los alimentos.

Otro elemento característico importante son los termostatos para freidoras industriales. Se trata de un elemento de seguridad para que en el caso de que el aparato supere la temperatura máxima establecida, se pare y salte el suministro de energía.

¿Cómo saber qué tipo de freidora comprar?

El tamaño será tu referente a la hora de adquirir una freidora profesional según las necesidades de tu negocio. La recomendación es que por cada 10 litros de capacidad el máximo a freír sea el kilo y medio de alimentos. En base a esta recomendación y al uso que le demos a la máquina en según qué tipo de establecimiento —no será lo mismo una hamburguesería donde el consumo de patatas fritas es habitual, que un restaurante convencional— podremos decantarnos por una u otra.

Tipos de freidora industrial:

Freidoras a gas industriales:

Son más económicas que las eléctricas y alcanzan mayores temperaturas que estas. Para calentar el aceite utilizan quemadores que se encuentran en el exterior de las cubetas. El combustible puede ser gas natural, propano o butano.

Freidoras industriales eléctricas:

A pesar de que el gas es más económico que la electricidad, en el caso de las freidoras son más comunes las eléctricas, ya que la variación en cuanto a consumo energético es muy pequeño. Las resistencias, gracias a las cuales se calienta el aceite, están colocadas dentro de la misma cubeta; es por ello que al estar en contacto directo con el aceite no haya tanta diferencia en cuanto a tiempo de calentado se refiere y por tanto, su uso está más extendido que el de las freidoras a gas.

Freidoras industriales a presión:

Fríen a temperaturas más bajas, desde dentro, no sólo la parte exterior, por lo que conservan mejor las propiedades de los alimentos, haciendo que la comida sea más saludable. El aceite puede reutilizarse durante más tiempo y el ahorro energético es mayor.

¿Cómo limpiar una freidora industrial?

La limpieza de la máquina no sólo será determinante en el sabor de los alimentos, también alargará la vida de la misma. Un buen mantenimiento es crucial tanto para los sabores como para el rendimiento.

Cuando freímos cualquier alimento, los residuos se van depositando en el aceite. Conviene que la freidora industrial lleve un sistema de filtrado de residuos, ya que la acumulación de éstos pueden ser perjudiciales para nuestra salud.

En el caso de las freidoras eléctricas, al llevar la resistencia dentro de la cubeta, la dificultad para limpiarla es mayor. A veces es posible extraer las resistencias, pero otras veces van soldadas, lo que dificulta su limpieza. Sin embargo, en el caso de las freidoras industriales de gas, al tener los quemadores fuera de la cubeta, se puede limpiar directamente de manera sencilla.

Como casi todos los elementos diseñados para cocinas industriales, y con el fin de procurar un sencillo mantenimiento así como una pulcra limpieza, el material más utilizado para este tipo de freidoras es el acero inoxidable.